Un estudio de diez años no encuentra vínculos entre los videojuegos violentos y el comportamiento violento

El posible nexo entre los videojuegos y el comportamiento violento ha sido largamente discutido y debatido por ambos lados, y este estudio inclina la balanza hacia los que estan en contra de atribuir como causa a la conducta violenta el uso de videojuegos

No hay duda de que muchos la mayoría de los videojuegos dependen del elemento de la violencia como factor de entretenimiento, pero ha habido pocas pruebas que demuestren que eso conduce a un comportamiento violento en la vida real.

Ahora, los hallazgos de un nuevo estudio de diez años de duración podrían ser la noticia que han estado esperando tanto tiempo.

Titulado “Growing Up with Grand Theft Auto: A 10-Year Study of Longitudinal Growth of Violent Video Game Play in Adolescents“, el estudio ha encontrado que no hay, de hecho, ninguna correlación entre los videojuegos violentos que llevan a un comportamiento violento más tarde en la vida.

Como estudio longitudinal poco frecuente, se utilizó un enfoque centrado en el individuo, que abarcaba variables de género, situación socioeconómica y ubicación para comparar al individuo con su grupo.

Como resultado, se considera que los hallazgos son de amplio alcance y muy completos.

El grupo de personas estudiadas estaba compuesto por un 65% de caucásicos, 12% de negros, 19% de multiétnicos y un 4% de otras personas con identidad étnica en una “gran ciudad del noroeste“.

Los resultados mostraron que los chicos tienden a jugar a videojuegos más violentos que las chicas, y que se descubrieron tres subconjuntos.

El primero es la “violencia inicial alta” (4%), que se refiere a los que jugaron muchos videojuegos violentos a una edad temprana; el segundo es la “violencia inicial moderada” (23%), y el tercero es la “violencia inicial baja” (73%).

Los grupos de violencia inicial alta y moderada mostraron una disminución en el juego de videojuegos violentos en el transcurso de los diez años mientras que el grupo de violencia inicial baja mostró un aumento.

Sin embargo, el estudio informó en última instancia que no había “ninguna diferencia en el comportamiento prosocial en el momento final en los tres grupos“.

En otras palabras, no había pruebas que sugiriesen que el hecho de jugar a videojuegos violentos de niño pudiera estar directamente relacionado con un comportamiento violento de adulto.

 

Leave a comment